aragones     castellano    català

Opiniones

EL TALLER DE TÍTERES.

Esta vez volvimos nuestra mirada hacia el rio. El taller se tituló "Los otros títeres", pues pretendía que construyéramos los muñecos a partir de cantos rodados y troncos y raíces que el rio arrastra…

El material a partir del cual construimos la dramaturgia, procede de los propios alumnos, de canciones, historias y cuentos que les interesan. Prácticamente sólo hay dos reglas básicas, la primera consiste en aceptar que el fruto del taller será una representación que daremos al final para todos. Soy consciente de que eso echa a algunos para atrás, pero es tan útil… se convierte en una poderosa motivación que nos pone a todos las pilas y nos obliga a hacer horas extras sin medida. Es "el gusanillo" del teatro que pica… La segunda regla es también muy simple la describo así: "No hacemos títeres para los niños. hacemos teatro para nosotros". Eso nos obliga a dejar de ser maestros y mirarnos a nosotros mismos, escudriñar lo que nos interesa como personas, no como pedagogos.

Al acabar el taller una alumna de las repetidoras, tengo algunas, me preguntó: "¿Qué harás el año que viene?", me quedé pensando , (no sé si los de la Eva me van a volver a invitar o si voy a poder ), pero contesté: "títeres con el propio cuerpo".    

Paco Paricio, Titiritero

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Querido diario;

Hoy me ha llamado mi amigo Quint para contarme que este verano ha tenido una experiencia quasi mística durante su estancia en las Altas Montañas.
Asegura haber disfrutado de los parajes a través de paseos didácticos matutinos en los que ha descubierto la verdadera naturaleza, lejos dela jungla de asfalto a la que él pertenece. Por las tardes, su alma encontraba consuelo gracias a las sobremesas de música y literatura que disfrutaba recostado en un amplio y cómodo sofá. Las noches no estaban exentas de acontecimientos gratificantes; unos días acudía a compartir experiencias vitales con grandes héroes cotidianos, otros se relajaba en la contemplación de un espectáculo cómico bajo el manto estrellado de la noche estival.
Mi amigo Quint es un hombre de grandes inquietudes y ha asegurado que la semana que pasó en las Altas Montañas se ha tornado imprescindible para su bienestar.

Querido diario, ¿por qué la verdadera riqueza sólo se muestra a los ojos de unos pocos?

María Sánchez, IES Bajo Cinca de Fraga (Huesca)